domingo, 4 de febrero de 2018

Deficiencias del hospital Salvador B. Gautier mantienen a sus médicos a punto de iniciar protestas

Doris Pantaleón
Santo Domingo
Las deficiencias que afectan al hospital Salvador B. Gautier, matizadas por falta de  insumos, camas en servicios especializados, equipos de imágenes y servicios básicos, mantiene a su personal médico preocupado y dispuesto a iniciar esta semana actividades de protestas.
Las deficiencias del centro y la postura del personal de salud fue expuesta durante una asamblea convocada por los jefes de servicios del hospital, que contó con la presencia de sus autoridades, médicos y de representantes de servidores de diferentes áreas.
Los detalles fueron expuestos a Listín Diario por el jefe del Servicio de Cardiología del hospital, doctor Fulgencio Severino, quien dijo que durante la asamblea se decidió enviar una comunicación al director del Servicio Nacional de Salud (SNS), doctor Nelson Rodríguez Monegro, informándole que se ha incumplido con las promesas de mejoras que le hiciera hace dos meses y otra al director del Seguro Nacional de Salud (Senasa), Chanel Rosa, ya que asegura la ARS ha estado tomando medidas que perjudican al centro.

Para el próximo jueves, acordaron convocar a una rueda de prensa para dar a conocer las acciones de protestas que se realizarán si no se tienen respuestas rápidas a sus reclamos de mejoría de las condiciones del centro para poder seguir dando servicio a los pacientes.




El doctor Severino recordó que en dos asambleas y reuniones sostenida anteriormente con el SNS se le plantearon todas las necesidades del hospital, entre ellas las de intervenir físicamente el centro para corregir las filtraciones y la unidad de cuidados intensivos que de ocho camas, solo cinco están funcionando; el quirófano que de nueve salas solo una funciona a toda capacidad y una está totalmente inhabilitada.
Compra de materiales del quirófanos y de equipos fundamentales requeridos en todos sus servicios, como el cateterismo cardiaco, electroencefalograma y electrobiograma, rehabilitación del tomógrafo que entró en nueva crisis porque la compañía representante se niega a  que se siga conectando a una planta eléctrica que sufra interrupciones, entre otros.
Una nueva demanda es la caldera, la cual, según dijo,  explotó por lo que no se puede resolver lo relativo al autolavado de ropa, esterilización, cocina, entre otros.
A eso se agrega, señala Severino, una actitud del Senasa de aniquilar el hospital, porque muchos procedimientos del Plan de Servicio de Salud no se lo aprueban a los pacientes para hacérselo en el Gautier por lo que tienen que hacerlo a otro sitio, y paga tarifas por debajo del que le pagan a sectores privados y descentralizados.
De todo eso que se le había planteado solamente se llevaron cinco camas de cuidados intensivos para cambiar las camas viejas, cinco monitores y cinco ventiladores, pero no se habilitaron las tres más restantes, por lo que no se aumentó su capacidad de respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario